/::
               
   

JJ Rendón en Venezuela

¿Qué hizo el polémico publicista JJ Rendón, que asesora a Juan Manuel Santos, durante sus años de labor profesional en Venezuela?

Por Alfredo Meza
Cortesía El Tiempo

JJ Rendón

HERRAMIENTAS

Después de conversar con Juan José Rendón, el polémico asesor de la campaña de Juan Manuel Santos, su interlocutor sale con la certeza de que es un hombre digno de temer o de admirar. Con JJ, como se le conoce en el mundillo del mercadeo político y las consultorías de comunicaciones en Venezuela, no hay medias tintas. O se le aborrece o se le ama. Es el precio que ha tenido que pagar este hombre, nacido en la parroquia San Juan de Caracas, durante más de 20 años de experiencia profesional.
Juan José Rendón, de 46 años, es hijo de un suboficial del ejército venezolano y un ama de casa. Al igual que muchas familias constituidas en el apogeo de los gobiernos de Acción Democrática y COPEI (1959-1999), la familia Rendón hizo el tránsito desde los sectores populares, ubicados en el oeste de Caracas, hacia las zonas de clase media del este de la capital de Venezuela. El sueño del ascenso social concretado gracias a la renta petrolera.
Rendón comenzó sus estudios universitarios de Psicología en la Universidad Católica Andrés Bello, pero dos años después emigró a Italia gracias a una beca. “JJ es un hombre realmente brillante”, afirma el periodista Fernando Núñez-Noda, quien lo conoció en aquellos años universitarios y luego fue su socio en una agencia de consultoría política llamada Adoc. En Italia obtuvo un título en Ontopsicología, que el propio Rendón define como “una disciplina holística que estudia de forma integral al ser”.
La selección de esa carrera responde a un claro interés por vincular la publicidad con la psicología. Rendón es un obsesivo del estudio de las motivaciones que llevan a las personas a seleccionar una entre varias alternativas. De regreso en Venezuela acumuló experiencia como creativo publicitario hasta que se vinculó a la campaña que llevó a Carlos Andrés Pérez por segunda ocasión a la presidencia de Venezuela. Tenía entonces 24 años y muchas ganas de trascender en el ramo de la consultoría política, aunque su inexperiencia, y la desconfianza de los asesores del candidato, le impedían enterarse de primera mano de las estrategias de mercadeo.
El chofer del gurú
Fue entonces cuando se le ocurrió una idea que cambiaría para siempre su vida: se ofreció como chofer del gurú estadounidense del marketing político Joe Napolitan, quien era el asesor principal de la campaña de Pérez. Le pusieron miles de trabas: que no había dinero para pagarle, que tendría que poner su propio vehículo, y que si quería aprender los secretos de la consultoría política, podría ser útil en cualquier otro puesto dentro del organigrama de la campaña. “No me importó utilizar mi carro, pero yo quería estar allí y no había manera”, rememora Rendón en entrevista con PODER.
Al principio no se hablaban. Napolitan subía al carro y podía pasar horas en silencio leyendo reportes de la situación de la campaña en el descomunal tráfico en Caracas. Pero Rendón dice habérselas arreglado para sacar del silencio al famoso consultor mediante un episodio teatral. “Un día lo fui a buscar al aeropuerto y simulé estar afónico. Él es un hombre sumamente perceptivo y de inmediato advirtió que yo no estaba enfermo y que tampoco era un simple chofer. Desde ese día me asignó la responsabilidad de hacerle un análisis de las informaciones publicadas en la prensa. Después me permitió entrar a las reuniones y llevar una minuta. Aprendí mucho. Fue el inicio de una amistad que se mantiene hasta hoy. Joe, un tipo hiperagudo e hipersensible, con una inmensa capacidad para el análisis político, me dio una lista de 30 cosas que debía hacer un consultor para ser el mejor. Son el mejor secreto de mi trabajo. Yo he cumplido 26. Me faltan 4, que no estoy ni cerca de cumplir”.
La historia resulta difícil de creer y hasta inverosímil en el peor de los casos. En ese punto se detienen los descreídos de las supuestas hazañas de Rendón como el nuevo Mesías de la consultoría política. “Yo lo recuerdo en una posición absolutamente periférica en la campaña”, afirma Fernando Egaña, ex ministro de Información del segundo gobierno del ex presidente Rafael Caldera (1994-1999). En su página web (jjrendon.com) asegura que tuvo bajo su responsabilidad “el manejo creativo y gerencial de Chiripa Publicidad en 1993, que le procuró una victoria absoluta al Dr. Rafael Caldera”.
Otros episodios similares a ese resaltan en su biografía profesional. Sus enemigos suelen ser implacables al aterrizar esas versiones a tierra. Frente a esas críticas, Rendón siempre asegura que nunca busca destacar su trabajo. “El candidato es la estrella”, dice. Tal vez no falte quien lo envidie. “No soy gregario, no soy fiestero ni amiguero. Tengo una sinceridad cruda, no respeto mucho el cargo de la persona en el momento de decir las cosas. Tengo muchos enemigos dentro de los equipos de campaña, sobre todo los flojos”, expresa.
Samurái de la política
Rendón viste siempre de liqui liqui negro, un traje hecho a la medida y diseñado por él, y es un fanático de las espadas de samuráis. El color de su indumentaria es un homenaje al artista plástico venezolano Rolando Peña, apodado “El Príncipe Negro”, pero también traza el perfil de un provocador. “No tengo tiempo de estar a la moda. No sé si se llevan ahora las corbatas gruesas o delgadas, si llevan estampados o tonos claros. “Soy un irreverente y un rebelde en muchos aspectos. Creo que tengo un problema de narcisismo intelectual”.
Después de la derrota que sufrió la oposición a manos del presidente Hugo Chávez, JJ Rendón lideró el movimiento de opinión que pretendía sembrar dudas del triunfo oficialista en el referéndum revocatorio del 15 de agosto de 2004. Denunció entonces la existencia de topes numéricos en los votos opositores en varias mesas instaladas en el estado Bolívar. “Yo estaba en Ciudad Bolívar (la capital del estado) con mi mamá y un político amigo que obtuvo esas actas y me dijo que las revisara”, recuerda. Con ese material, Rendón elaboró mensajes clave que dejaban al descubierto la supuesta programación de las máquinas de votación. Era común verlo en los canales de televisión, vestido de negro cerrado y con el cabello engominado, explicando las supuestas irregularidades que probarían el fraude. Un sector de la población todavía hoy está convencido de que el Gobierno ganó con fraude aquella consulta. Por esa razón, el chavismo más virulento le juró inquina eterna.
Esa cruzada en contra del sufragio electrónico tuvo nefastas consecuencias para los adversarios del Gobierno nacional. En las consultas sucesivas —las elecciones de gobernadores y alcaldes de octubre de 2004 y los comicios parlamentarios de diciembre de 2005—, la oposición abandonó la ruta electoral con la idea de deslegitimar al Gobierno. Nunca se concretó la proyección de ese escenario, pero sí otro: la desmovilización de parte del antichavismo en virtud de la desconfianza en el sistema electoral. Desde entonces viajó a México, Colombia y Honduras, países que no han sido indiferentes a su presencia.

COMENTE ESTE ARTICULO

Nombre
Email
Comentario
   
Sea el primero en Comentar este Artículo!
Wilmer ( carlin ) Molina
2011-04-26 08:28:25

hace unos 16 años conoci al Sr. Juan Jose Rendon (Padre) cuando trabajamos en el Departamento de Seguridad del Servicio Pan Americano de Proteccion, Donde èl renuncio en buscas de nuevos Horizontes y lamentablemente perdi el contacto, agradeceria y me hiceran llegar alguna direcciòn de correo o telefono para nuevamente hacer contacto con el papà de JJ Rendon. Saludos, en espera de lo antes mencionado.